Inversiones

 

 

Rentabilidad

 

 

Ahorro

 

 

 
Seguros de ahorro
Se trata de contratos de seguro donde se asegura un capital y una determinada rentabilidad a un plazo fijado. Es lo que habitualmente conocemos como seguros de jubilación o planes de ahorro asegurado, que son comercializados por las compañías de seguros y las entidades financieras para así obtener un capital destinado para financiar algo en concreto, como por ejemplo la educación de un hijo, o la boda de una hija.
Características

a) La rentabilidad obtenida se acumula a la prima satisfecha, de forma que no se produce ningún tipo de abono de rentabilidades durante su vigencia.

b) El plazo al que se suelen contratar coincide con los distintos tramos fiscales para este tipo de productos, no pudiéndose disponer del dinero hasta la finalización del plazo.

c) La rentabilidad está asegurada, siendo factible encontrar en la actualidad pólizas que garanticen un 4 % anual durante todo el plazo de la operación.

e) Asímismo, la gran mayoría de ellos incluyen una cláusula por la que el asegurado tiene derecho a percibir el 90 % del exceso de rentabilidad obtenida por la compañía. Así, en una póliza que nos garantice un 4 % pero haya obtenido una rentabilidad extra del 10 % nosotros obtendremos una rentabilidad total del 13 %. Esto es: la rentabilidad que nos habían asegurado más el 90 % del exceso de rentabilidad lo que nos proporciona una rentabilidad del 13 % (4%+9%)

f) La frecuencia del cálculo de la rentabilidad puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.

Operatoria durante la vigencia de la póliza

a) Respecto de las aportaciones:

Las aportaciones de la prima de este tipo de seguros pueden ser de dos tipos:

- Aportaciones periódicas. Esta modalidad consiste en la aportación periódica de la prima, que puede ser todos los meses, trimestres, semestres o años.

- Aportaciones a prima única. Esta modalidad consiste en la aportación inicial de todo el capital, de tal modo que nos encontramos ante una aportación similar a una imposición a plazo fijo.

b) Respecto de la recuperación anticipada:

En este tipo de aportaciones la recuperación anticipada se puede realizar de distintas formas:

- Durante toda la vida de la operación y simultáneamente a la liquidación de los rendimientos obtenidos en cada período se comunica al asegurado el valor de rescate de su póliza, es decir el capital que tiene garantizado y que la compañía le ha de abonar en caso de solicitar la rescisión de la póliza. Hemos de tener en cuenta que durante los dos primeros ejercicios este valor puede ser inferior a la suma de capitales aportados.

- Otra de las opciones que tiene el asegurado es reducir, o incluso detener, el proceso de ahorro. Así, si el asegurado atraviesa una época en la que no le es cómodo seguir con las aportaciones, puede disminuir la cuantía de dichas aportaciones, o incluso detener el proceso de aportación. Esto no paralizará la póliza, sino que esta seguirá generando rendimientos, ya que el valor de rescate en dicho momento seguirá capitalizándose durante el tiempo que reste de vigencia a la póliza.

- Por último, y si el asegurado precisa de parte del capital acumulado podrá solicitar a la compañía un préstamo de una parte de la cantidad acumulada a la fecha. Este préstamo es concedido por la aseguradora en condiciones más ventajosas que las del mercado, a la vez que si el asegurado no devuelve dicho importe al vencimiento de la póliza, se restará del capital acumulado.